RECUPERA TU SALUD NATURALMENTE

Este sitio está hecho para que puedas aprender el basto mundo de las Terapias Alternativas y encontrarte en la posición de poder ser tu propio terapeuta.

ENZIMAS QUE AYUDAN A DIGERIR

La función de las enzimas digestivas es básica, pues aceleran la descomposición de los alimentos para que sus nutrientes puedan ser absorbidos.
Problemas que van desde leves indigestiones o hinchazón abdominal hasta la carencia nutricional de proteínas o minerales, a menudo no tienen su origen en la dieta, como podría pensarse, sino en las enzimas digestivas.
En nuestro cuerpo existen varios tipos de enzimas. Las digestivas resultan esenciales para que los alimentos se digieran y absorban correctamente. Regulan la degradación de las proteínas, hidratos de carbono y grasas, que son moléculas grandes, para que se descompongan en otras más pequeñas y los nutrientes puedan pasar al torrente sanguíneo. Así, los almidones e hidratos de carbono en general se acaban convirtiendo en glucosa; las grasas, en ácidos grasos y glicerol; las proteínas, en aminoácidos, etc.
Las enzimas digestivas se segregan en distinto puntos a lo largo del tubo digestivo. Su cantidad y efectividad permanecen mas o menos constantes en uan persona sana, pero hay múltiples causas que pueden afectar este equilibrio y disminuir la cantidad de enzimas: la edad, enfermedades del tubo digestivo o del páncreas, operaciones quirúrgicas… La pancreatitis provoca, por ejemplo, que el intestino no sea capaz de absorver los nutrientes debido a un déficit de enzimas pancreáticas. Los nutrientes se eliminan sin haberse absorvido, produciendo entre otros síntomas diarreas.
Además un problema enzimático puede provocar la aparición de sustancias que darían lugar a inflamaciones, desórdenes cancerosos y alteraciones del organismo.

VEAMOS ALGUNAS PREGUNTAS MÁS FRECUENTES:
¿QUÉ FUNCIÓN TIENE CADA TIPO DE ENZIMA?
Las amilasas segregadas en las glándulas salivales y el páncreas, degradan los hidratos de carbono; las lipasas del páncreas y el intestino descomponen las grasas; y el tripsinógeno (estómago) y las pepsinas (páncreas) digieren las proteínas. En el intestino delgado hay enzimas más específicas, como las lactasas, que degradan la lactosa.

¿LAS ENZIMAS SE PUEDEN OBTENER DE LOS ALIMENTOS?
Sí, las enzimas son sustancias que se encuentran en todos los seres vivos. Algunas frutas como la papaya, la piña, el aguacate o el plátano tienen enzimas que pueden acelerar y facilitar el proceso digestivo de algunos alimentos, sobre todo de los ricos en proteínas.

Anuncios

14 noviembre, 2010 Posted by | Alimentos/Medicamentos | Deja un comentario

Lecitina de soja para bajar el colesterol


Ayuda a reducir el colesterol “malo” y a mejorar el Alzheimer y la ansiedad.

El poder emulsionante de la lecitina de soja, es decir, de dividir la grasa en partículas pequeñas y ponerlas en suspensión, explica muchos de sus efectos beneficiosos sobre la salud. La responsable de ese poder es una sustancia llamada fosfatidilcolina, presente no sólo en la soja, sino también en los huevos. La lecitina contiene además, ácidos grasos muy saludables, como los ácidos linoleico y linolénico, así como inositol, colina y fósforo. Por su poder emulsionante y antioxidante no sólo se utiliza en medicina naturista o complementaria, sino también en la industria alimentaria en productos que incluyen una suspensión de grasas en agua.
Se recomienda en el tratamiento del Alzheimer, hígado graso o esteatosis hepática, afecciones de la vesícula biliar, ansiedad, eccemas, excesos de colesterol, síndrome maníaco depresivo y falta de memoria.
UNA GRASA EFICAZ
Sobre el exceso de colesterol, la lecitina de soja tiene varios emcanismos de acción. El primero es que se trata de una grasa que compite efectivamente en el organismo con el colesterol, desplazándolo de los lugares donde tiende a depositarse. En segundo lugar, al ser emulsionante, reduce el tamaño de las vacuolas grasas en el torrente sanguíneo, mejorando la proporción de vacuolas de pequeño tamaño (el HDL o colesterol “bueno”) en relación con las de mayor tamaño (el LDL o colesterol “malo”). En tercer lugar, ejerce una acción antioxidante que hace que el colesterol se oxide menos y, por lo tanto, que a misma cantidad tenga un menor poder aterogénico, esto quiere decir, que forme menos placas de aterosclerosis, compuestas básicamente de colesterol.
En enfermedades degenerativas del cerebro su efecto se puede observar a mucho más largo plazo. El tejido cerebral posee una estructura grasa importante y los fosfolípidos, presentes en la lecitina, determinan su buen funcionamiento.
La lecitina resulta muy útil también en casos de estrés, épocas de exámenes o en general para nutrir el cerebro. También posee cualidades hidratantes por lo que se utiliza en numerosos productos cosméticos, especialmente para tratar pieles secas, irritaciones y eccemas.
La dosis terapéutica recomendable de lecitina es de 1 a 4 gramos diarios.En estudios clínicos se aumenta a 20-30 gramos para tratar el colesterol sin que se detecten efectos secundariios y dosis similares se han indicado en casos de Alzheimer.
Recuerde que se trata de un suplemento alimenticio, por tanto su efecto no se verá de manera inmediata, debe tomarse de tres a seis meses para notarlo.
Presentación: La lecitina se vende en múltiple presentaciones, desde comprimidos a polvos para añadir a los alimentos (sopas, ensaladas, batidos de frutas). Por su inocuidad puede tomarla todo el mundo, incluso niños y mujeres embarazadas, aunque en dosis altas resulta bastante calórica.

14 noviembre, 2010 Posted by | Suplementos Naturales | Deja un comentario